domingo , 27 noviembre 2022
destacados
Sobreviviente de la bomba atómica de Nagasaki revive la tragedia mostrando las cicatrices que le dejó la explosión

Sobreviviente de la bomba atómica de Nagasaki revive la tragedia mostrando las cicatrices que le dejó la explosión

El 9 de agosto de 1945, los Estados Unidos lanzaron sobre la ciudad japonesa de Nagasaki una  que causó la muerte de más de 70000 personas y dejó heridas y mutiladas a otros cientos de miles.

En esa época hace 70 años, Sumitery Taniguchi era un joven adolescente de 16 años que trabajaba como cartero. Ahora a los 86 años, Taniguchi lidera un grupo de sobrevivientes de Nagasaki cuyo objetivo es luchar contra la proliferación de las armas nucleares, mostrando las terribles cicatrices que le dejó la explosión para crear consciencia.

Cuando Taniguchi manejaba su bicicleta como parte de su trabajo al mediodía de esa fatídica fecha, la bomba estalló a poco más de kilómetro y medio de donde se encontraba, tumbándolo al piso y dejándolo con terribles lesiones.

Sobreviviente de la bomba atómica de Nagasaki revive la tragedia

Sobreviviente de la bomba atómica de Nagasaki revive la tragedia

Sobreviviente de la bomba atómica de Nagasaki revive la tragedia

Aturdido por la explosión de la bomba atómica, Taniguchi vagó sin rumbo fijo durante tres días sin ser consciente de la gravedad de las heridas en su cuerpo. Tan sólo sentía como una especie de tela rasgada que colgaba de espalda, hombro y brazo, pero después pudo darse cuenta que se trataba de su propia piel colgante.

Aunque milagrosamente Taniguchi sobrevivió a la poderosa explosión, después de ser rescatado, paso los siguientes 21 meses tendido sobre su estómago mientras su espalda quemada, los tejidos infectados y huesos expuestos, eran tratados mientras escuchaba a las enfermeras en los pasillos hablando sobre la inminente muerte del adolescente.

Sobreviviente de la bomba atómica de Nagasaki revive la tragedia

Sobreviviente de la bomba atómica de Nagasaki revive la tragedia

Ya que estuvo casi dos años con su brazo izquierdo totalmente inmóvil y su cuerpo adolescente aún estaba en desarrollo, el hueso del brazo creció un poco más, atrofiándole la articulación y dejándolo con muy poca movilidad para toda la vida.

Además sus rotas y deterioradas costillas le dejaron deformidades y protuberancias en su pecho que no sanaron a través de los años.

Sumitery Taniguchi espera que a pesar de los años el mundo recuerde la gran tragedia y destrucción que pueden generar las armas nucleares, así como las marcas en su cuerpo le han recordado su tragedia toda la vida.

Acerca de Sara Ackerman

Amante del cine, el entretenimiento, los animales y la buena vida. Colaboro con elrunrun.net desde el 2014. Contacto: saraackerman@elrunrun.net